Los metodistas de Darlington

El Circuito Metodista de Darlington es una red de comunidades cristianas

Darlington es una gran ciudad mercantil en el noreste de Inglaterra. En el momento de la instrucción, había unos 600 miembros repartidos en 10 comunidades. Cada uno de ellos operaba como una sociedad autónoma y democrática dentro de la red.
 

Las diez comunidades ocupaban edificios de iglesias comunitarias que variaban en tamaño, tiempo de antigüedad y conservación del edificio. Cada una de las comunidades que ocupaban y utilizaban estos edificios variaba de manera similar en su tamaño, perfil, intereses y programa de actividades. La mayoría de losedificios eran muy antiguos y había muchos ejemplos que no servían a las necesidades o actividades de las comunidades. Además, cada sociedad era responsable de sus propias finanzas, membresías y programa de mantenimiento delos edificios; todo esto resultaba muy difícil para el desarrollo de las actividades.

Mantes fue contratado para apoyar al equipo de líderes a través de una evaluación de las sociedades de la iglesia, los edificios ocupados, otros recursos y sus usos. El equipo de liderazgo esperaba remodelar la estructura de la red para permitir que las comunidades prosperaran; para que cada una fuera económicamente sostenible y tuviera un gran impacto.

Al principio, Mantes realizó un evento de escuchar el distrito, estructurado en dos partes; la primera, fue una conmemoración de la historia y la herencia del Metodismo en la ciudad. Los miembros fueron invitados a compartir fotografías, recortes de periódicos, cartas, libros y otros artefactos que despertaban recuerdos y creaban un sentido de la herencia metodista en Darlington. La respuesta fue enorme; un gran salón se llenó de material y se organizó un servicio/ritual especial de celebración.

Consulta para explorar nuevas formas de diversificación

Una compleja operación de navegar y generar ideas

Evaluación sistemática de datos y observaciones para crear una estrategia


compacta en las sesiones de coaching y formación de equipos

La segunda parte del mencionado evento trató de captar los pensamientos, ideas y opiniones del mayor número posible de miembros y con la mayor profundidad posible. Durante un período de 4 semanas, las opiniones fueron registradas de diversas maneras y el análisis sistemático estableció los puntos más fuertes para continuar.

El circuito aspiraba a lanzar proyectos sociales utilizando las habilidades dentro de la comunidad y a diversificar sus espacios físicos para ofrecer servicios prácticos que atendieran a las necesidades de la comunidad local. Los resultados se combinaron con datos demográficos socioeconómicos y un análisis detallado de los edificios disponibles, los presupuestos de la red, el capital humano y el ímpetu de los voluntarios, etc. Este panorama completo de oportunidades se usó luego para determinar una estrategia para las comunidades y una agenda orientativa de eventos y gastos.

Mantes también proporcionó múltiples sesiones de coaching y formación de equipos que apoyaron un gran sentimiento de unión del equipo con una dirección compartida. Estas incluyeron el desarrollo de la personalidad y sesiones individuales con los líderes más importantes.

 

Uno de los primeros proyectos que Mantes hizo fue The Giving Garden, dirigido por una comunidad cristiana con espíritu emprendedor en el norte de la ciudad. Se trata de un proyecto creativo que utilizó el jardín de la iglesia para atraer a visitantes de todas las edades a cultivar y preparar productos alimenticios. Los productos se pueden regalar o utilizar para usos privados durante las diferentes actividades.

Otros proyectos planeados incluyen la creación de una nueva sociedad religiosa, que reúne a varias comunidades para llevar a cabo una nueva iniciativa en el centro de la ciudad, un Centro de Compasión en una de las zonas más desfavorecidas de la ciudad. Esto significa un proyecto importante de reformar el capital para crear iniciativas y proyectos sociales innovadores en el centro de la ciudad.

 

Tal vez la parte más desafiante de la asignación fue que cada una de las diez comunidades religiosas tenía derecho a voto autónomo y podía determinar el futuro de su sociedad, sus edificios y sus actividades. Era prácticamente imposible imponer una reestructuración de arriba a abajo.

Toda reorganización del circuito exigía el apoyo y la participación de los miembros de la sociedad a través de un proceso democrático que incluía múltiples niveles de liderazgo, cada uno de los cuales afectaba a los niveles adecuados de dirección y gobierno.

Un ejemplo complejo de administración de actores involucrados en el tema.

Para leer más sobre el Circuito Metodista de Darlington, por favor consulte el sitio web.

Mantes nos guió a través de un proyecto de orientación, ayudándonos a apreciar la herencia del Metodismo en Darlington, así como entender las energías y las habilidades disponibles dentro de las comunidades metodistas de nuestra ciudad.

También realizaron un proyecto de cartografía para nosotros que reveló el paisaje demográfico, social y económico de Darlington. Este proyecto llevó al desarrollo de planes innovadores para una nueva Sociedad Metodista y para la misión de Darlington.

Les invitamos a conocernos mientras seguimos el Circuit Roadmap: el proyecto que transformará Pierremont en un Espacio de Crecimiento, Northland en un Centro de Compasión, y Bondgate en un Espacio de  Celebración, todo ello junto con la creación de una nueva Sociedad Metodista en el centro de Darlington.

El reverendo Dr. Andrew Stobart

Testimonio